Mujeres quemadas

Después de Wanda Taddei, varias mujeres resultaron violentadas con ese mismo método por esposos, novios o ex parejas. Aquí, dos miradas reflejan la preocupación en torno del fenómeno. La inacción judicial y el riesgo de la repetición. Y la (escasa) repercusión social y mediática de esos hechos en comparación con otras mujeres atacadas, como Carolina Píparo.

¿Cuántas más vendrán?

Por Mariana Carbajal

Como en la Edad Media, cuando la Inquisición con impunidad y sadismo quemaba vivas a mujeres que le resultaban inconvenientes, con horror vemos por estos días una seguidilla de casos de jóvenes muertas como consecuencia de graves heridas producidas por el fuego. En seis meses fallecieron ocho mujeres en circunstancias más o menos similares –o sufrieron quemaduras o fueron degolladas y luego incineradas– y otras tres permanecen internadas en estado delicado, de acuerdo con el relevamiento que realiza el Observatorio de Femicidios en Argentina de la Sociedad Civil que dirige Ada Rico de la ONG La Casa del Encuentro. Casi siempre el libreto se repite: se habla de un “accidente” con alcohol. En la mayoría de los casos, la pareja, novio, o ex esposo había sido denunciado previamente por situaciones de violencia doméstica o aparece sindicado como golpeador, de acuerdo con el relato de familiares cercanos a la víctima.

La primera muerta en la hoguera fue Wanda Taddei. Tenía 29 años y sufrió quemaduras en el 60 por ciento de su cuerpo. Para que soportara el dolor estuvo en coma farmacológico, desde el primer día que la internaron, el 10 de febrero. Murió once días después. El hecho fue ampliamente cubierto por los medios por la fama de su esposo, el baterista del grupo Callejeros, Eduardo Vázquez, y las connotaciones que el fuego tenía con la banda y la tragedia de Cromañón. Según los dichos de Vázquez, se trató de un accidente en medio de una discusión. Estuvo preso, pero el juez Daffis Niklison le dictó la falta de mérito y lo dejó en libertad.

En la trágica lista que inauguró este año Wanda Taddei está escrito con fuego el nombre de Betiana Chávez. Tenía 21 años. Vivía en el barrio Cooperativa Río Grande, de Neuquén. El 85 por ciento del cuerpo le quedó quemado y tras 24 horas de agonía, falleció por la gravedad de las heridas. Detuvieron a su pareja, un hombre de 40 años, sospechado de rociarla con alcohol y prenderle fuego. El hecho ocurrió el 22 de mayo, pero el 7 de junio el diario La Mañana de Neuquén informó que el juez Marcelo Benavides dispuso la libertad del sospechoso por falta de mérito. “Lo que sabemos es que hubo una discusión y que en ese momento se encontraban los dos solos. Todavía no podemos saber cómo fue que la mujer terminó quemada, por lo que estamos trabajando en el hecho”, señalaron al matutino fuentes cercanas a la investigación.

El 22 de agosto, Fátima Catán, de 24 años, también resultó con el 85 por ciento de su cuerpo con serias quemaduras. Luego de estar internada en el Hospital Evita de Lanús, fue trasladada al Hospital San Martín de La Plata para una atención más especializada. El episodio sucedió en un departamento de Villa Fiorito, donde se encontraban ella y su novio Martín Gustavo Santillán, quien manifestó que se trató de un accidente: dijo que Fátima estaba limpiando los CD con un pedazo de algodón y alcohol, encendió un cigarrillo y se prendió fuego.

Desde el 5 de septiembre está internada en el Hospital de Wilde, Katherine, de 17 años, con quemaduras que afectan cerca del 40 por ciento de su cuerpo adolescente. Su padre y su madre sospechan de su novio, Pablo, de 19 años. Apenas algunas de las historias. La lista sigue. ¿Casualidad? ¿Se hubiesen repetido los hechos si la impunidad no acompañaba la muerte de Wanda Taddei?, es la pregunta que por estas horas se hacen quienes trabajan en la asistencia a mujeres víctimas de violencia de género. El fuego esconde indicios. Y la Justicia no los busca o no los quiere ver. “Si como sociedad la respuesta que damos a estas muertes es indiferencia para investigar, impotencia para descubrir, e inoperancia para castigar, no hacemos otra cosa que alimentar este tipo de conductas; tentando a ciertos varones a convertirse ellos mismos en la ley. Y utilizar una grieta donde la acción de dominación hacia la mujer más aberrante puede llegar a convertirse en el ‘crimen perfecto’, sostienen Fabiana Tuñez y Ada Rico, de La Casa del Encuentro. “Como un robo, el asesinato de una pareja es un hecho premeditado. Ninguno de estos asesinatos es producto de la emoción violenta. Lo que demuestra que no son crímenes pasionales. Los golpeadores se avivaron de que la muerte por quemaduras es difícil de probar. Y han recurrido a esta metodología como estrategia judicial. Esta seguidilla de muertes de mujeres es una prueba más de la ineficacia de la Justicia para proteger a las víctimas de violencia machista. Es la misma Justicia la que prepara el terreno para que estos hechos ocurran”, analiza, a modo de hipótesis, Ana María Fernández, profesora titular plenaria de la Facultad de Psicología de la UBA y autora del libro Las lógicas sexuales. Amor, política y violencias (Editorial Nueva Visión).

Pocos días atrás, en el grupo de ayuda mutua para mujeres golpeadas que coordina la Fundación Propuesta en una parroquia de Temperley, al sur del conurbano, una joven relató que su novio la había amenazado con la frase: “Te voy a quemar como a Wanda”. No fue el único. El mismo comentario se viene escuchando en las últimas semanas en distintas ONG que brindan atención a mujeres víctimas de violencia de género.

Mientras los femicidios queden impunes, mientras la Justicia no jerarquice las denuncias por amenazas o lesiones que diariamente presentan víctimas de violencia machista contra su pareja o un ex esposo y actúe para darles amparo a tiempo, las probabilidades de que estos hechos se repitan serán altas. ¿Cuántas Wandas más vendrán?

Fonte http://www.pagina12.com.ar/diario/sociedad/3-153788-2010-09-25.html

1 comentário

Arquivado em Uncategorized

Uma resposta para “Mujeres quemadas

  1. hola, soy estudiante de educacion social y estoy hacinedo un trabajo sobre el uso de blogs como instrumento en pro de la paz e intercambio de experiencias entre profesionales de lo social. me gustaria hacerte una pequeña entrevista. si puedes, por favor, contacto conmigo. gracias

Deixe uma resposta

Preencha os seus dados abaixo ou clique em um ícone para log in:

Logotipo do WordPress.com

Você está comentando utilizando sua conta WordPress.com. Sair / Alterar )

Imagem do Twitter

Você está comentando utilizando sua conta Twitter. Sair / Alterar )

Foto do Facebook

Você está comentando utilizando sua conta Facebook. Sair / Alterar )

Foto do Google+

Você está comentando utilizando sua conta Google+. Sair / Alterar )

Conectando a %s